Cómo Transformar un Clóset de Bebé en un Clóset de Niño

Cómo Transformar un Clóset de Bebé en un Clóset de Niño

Conforme tu hijo crece, su clóset debería adaptarse a su crecimiento. Es por eso que nuestros sistemas están diseñados tomando en consideración las necesidades cambiantes de tu familia. Por ejemplo, el espacio abierto para un cambiador puede ser el sitio ideal para canastas metálicas cuando tu hijo es un niño pequeño y luego transformarse en un área para escritorio una vez que ingrese a la escuela.

Estos son algunos componentes de diseño importantes para incluir en un clóset de bebé para asegurar transiciones de almacenamiento sencillas con el paso de los años.

expert-advise-transition-baby-to-kid-image1

Utiliza niveles: Crea tres niveles de tubos para colgar prendas de bebé. Conforme tu hijo crece, y las prendas son más grandes, ajusta estos tubos a dos niveles. Esto te permitirá determinar la accesibilidad cuando tu hijo sea un niño pequeño. Las prendas que quieras que use regularmente deberán hallarse en la parte más baja, mientras que las prendas más elegantes o las prendas más lindas pueden colocarse en la parte superior, donde no las pueda alcanzar.

Instala entrepaños (tablillas) ajustables: Al igual que las barras para la ropa, los estantes también pueden adaptarse a varias alturas. Usted puede utilizar estos estantes para sostener onesies y artículos para bebés. Al mismo tiempo, los estantes se pueden ajustar para almacenar juguetes y juegos cuando él o ella sea más grande.

Incluye cubos: Los cubos son geniales para objetos apilables, tales como pañales y ropa de bebé, y pueden utilizarse posteriormente para zapatos, libros y artículos escolares. Un niño más grande puede usar los cubos para exhibir una colección, creando un diseño interesante en su habitación.

expert-advise-transition-baby-to-kid-image2

Opta por canastas: Para los bebés el almacenamiento abierto es maravilloso para animales de peluche, cobijas y blocks. Luego, cuando tu hijo crezca puede tomar una canasta llena de juguetes, vaciarla en el suelo y jugar. Al terminar, todo vuelve al interior de la canasta y la canasta se guarda. (Esta es una gran manera de enseñar a los niños a limpiar.) Las canastas también son buenas para contener prendas pequeñas, pues los niños pueden encontrar lo que desean sin desordenar los cajones.

Compartimenta ahora, crea almacenamiento especializado luego: Aunque los cajones cerrados pueden hacer que hallar objetos sea complicado, querrás tener algunas cosas fuera de la vista. Para los bebés, es posible compartimentar objetos como calcetines y chupones (chupetes) con separadores en un cajón grande. Para los niños pequeños, estos compartimentos pueden usarse para contener cosas pequeñas, tales como adornos para el cabello o artículos para manualidades, que no se guardan correctamente en las canastas.