Cómo Organizar Tu Cuarto de Lavado

Cómo Organizar Tu Cuarto de Lavado

Una de las áreas más importantes del hogar, frecuentemente ignorada, es el cuarto de lavado. El ciclo perpetuo de las prendas de sucias a limpias nunca termina, lo que implica que muchos de nosotros empleamos mucho tiempo en el espacio donde se encuentran nuestra lavadora y secadora.

En lugar de sentir temor al entrar a este sitio de tu hogar, puedes transformar tu cuarto de lavado en un área bien organizada que te ayude a concluir todas las tareas relativas al lavado de ropa de forma más eficiente. A continuación, cómo crear un cuarto de lavado que se ajuste a todas tus necesidades y funciones de forma casi imperceptible en tu hogar.

expert-advise-organize-your-laundry-room-image1

Coloca entrepaños (tablillas) sobre tus máquinas: Instala entrepaños (tablillas) empotrados sobre tu lavadora y secadora para almacenar artículos necesarios, tales como detergentes y toallitas para secadora. Si tienes máquinas apiladas, coloca entrepaños (tablillas) a la izquierda o derecha de la unidad. Tener una mezcla de entrepaños (tablillas) cerrados y abiertos te permite ocultar botellas de suplementos de limpieza y cajas de jabón para lavar ropa al mismo tiempo que exhibes fotografías, objetos de colección y otros elementos de diseño para dar vida a la habitación.

Incluye una tabla de planchado empotrada, un área para doblar o un tubo de colgado para secar: Tener estas áreas de trabajo integradas evita que tengas que realizar tareas relativas al lavado de ropa en otras áreas de tu hogar. Con un espacio bien organizado y completamente funcional, puedes limpiar todo lo que necesites y cuidar de tu ropa en una sola habitación.

expert-advise-organize-your-laundry-room-image2

No te olvides de la tarja: Puede ser útil instalar una tarja en tu cuarto de lavado cerca de la lavadora, de manera que puedas lavar algunas cosas y tratar manchas a mano. Esto es particularmente cierto si tu cuarto de lavado está lejos de la cocina y en un piso superior o en el garaje.

Haz espacio para cestos: Tener espacio para la ropa sucia es esencial. Sin embargo, la manera en que decides organizar los cestos depende de las necesidades de tu familia. Podrías considerar tener uno para cada miembro de la familia o tener cestos destinados para prendas blancas, de colores vivos y oscuras que usen todos. Crear un cesto especial para prendas de lavado en seco puede ser, también, útil.

Instala un gabinete alto para objetos de limpieza voluminosos: Muchas personas optan por almacenar sus artículos de limpieza en el cuarto de lavado, utilizando entrepaños (tablillas) cerrados para mantenerlos fuera de la vista. Tener un gabinete alto para utensilios del hogar, tales como escobas y aspiradoras, es útil para que puedas mantener todo lo que necesites para limpiar en un solo espacio.