Doblando: Una Genio Del Orden Vuelve A Imaginar El Cajón De Todos Los Días

Doblando: Una Genio Del Orden Vuelve A Imaginar El Cajón De Todos Los Días

Una semana después de que guardaste cuidadosamente tu ropa recién lavada, notarás que es casi aterrador abrir algunos cajones. Las prendas en su interior pueden estar revueltas o enredadas, como resultado de jalar prendas del fondo del montón, o quizá los cajones estén tan llenos, que difícilmente puedes cerrarlos sin prensar alguna cosa.

Por suerte, la solución a este problema está en tu técnica al doblar. En su libro The Life-Changing Magic of Tidying Up, la experta en organización Marie Kondo resume un método sencillo, fácil de comprender que podría cambiar tus cajones para siempre.

A continuación, algunos de sus trucos clave que puedes integrar a tu propia vida, para que nuca tengas que volver a ver un cajón desordenado.

Visualiza cómo quieres que luzca el cajón: Antes de comenzar, vacía el contenido de tu cajón y evalúa el resultado final. ¿Quieres los objetos organizados por color? ¿por textura? ¿o por tipo? Quizá quieras una mezcla de estas opciones. Conocer el resultado final que deseas es un mapa importante al reinventar un cajón.

blog-beauty-beyond-books-image1

No hagas montones: Kondo te sugiere dejar de guardar objetos uno sobre el otro. Aunque su manera de doblar (explicada más adelante) podría hacerte pensar que causa arrugas, pues harás más dobleces de los que haces actualmente, ella explica que no es el número de dobleces lo que provoca que la ropa se arrugue — es el peso. Si colocas seis playeras una sobre la otra en un cajón, la de hasta abajo necesitará que uses la plancha, debido al peso de las otras cinco. Los montones también te obligan a escarbar entre tus pertenencias, lo que puede ocasionar caos en el cajón y prendas arrugadas.

Dobla cada objeto en un rectángulo robusto: La manera correcta de doblar, según Kondo, es hacer una forma rectangular robusta con cada prenda. También puedes aplicar este método a calcetines, ropa interior, playeras, pantalones, etc. Usando una playera como ejemplo, primero la colocarías boca abajo, totalmente plana. Luego, dobla ambos lados hacia adentro un tercio, doblando luego las mangas hacia adentro. Después, dobla cruzando el centro de la playera, en tres partes.(Este útil video muestra a Kondo realizando esta técnica para que puedas verla en acción.)

Guarda las prendas una junto a otra: Conforme doblas tu ropa, colócala prenda junto a prenda en el cajón. Idealmente, luego de doblarla, cada prenda debería quedar a la altura de tu cajón, para que no quede prensada y se sostenga por sí misma. Cuando cada prenda se sostiene por sí misma, podrás ver todo lo que hay en el cajón de un solo vistazo.

blog-in-the-fold-image2

Practica hasta que quede perfecto: Considera que dominar este método te puede llevar un par de intentos. Según Kondo, todas las prendas tienen una manera ideal de doblarse. Si se cae o no se sostiene, vuelve a doblarla hasta que descubras la manera que funciona. El doblez ideal puede variar dependiendo del material y tipo de prenda. Normalmente, querrás doblar firmemente las prendas de telas ligeras y suaves, reduciéndolas a una figura diminuta. Para prendas más gruesas y esponjosas, querrás hacer menos dobleces.